Tradicional Concurso de Verdiales estilo Montes de Benagalbón, 2017

 

Benagalbón. Tradicional Concurso de Verdiales estilo Montes, 2017: El gigantesco sombrero de espejos y lazos presidiendo el Concurso.
 
Una de las novedades de esta edición fue el Concurso a la Copla Levantá. Lo ganó la Panda de Santo Pitar, y el segundo premio fue para la Panda Montes del Guadalmedina.
 La mecánica era simple: El jurado había introducido las distintas palabras que los “levantaores” debían usar “forzadamente” en su copla. Una mano inocente sacaba la palabra de una cesta, la panda tocaba una lucha, y en la segunda, el fiestero tenía que levantar la copla; disponía así de no más de tres minutos.
Entre las palabras que salieron: Cintas (del sombrero), moreno (o morena), boca, conejo, agravio…. Al contrario que en el trovo alpujarreño o en las cuadrillas, la improvisación de coplas se perdió (practicamente) en la fiesta de verdiales; este Concurso y el compromiso de los jóvenes fiesteros hacen pensar con esperanza en su recuperación.
 

Uno de los momentos divertidos de la fiesta fue cuando la organización entonó un curioso –”aunque tardío– mea culpa: Resulta que cada año al autor del cartel y al del pregón les regalan un sombrero de verdiales, pero hubo una ocasión en la que el pregonero no recibió el sombrero de cintas y flores que le tocaba… y eso ocurrió hace ya muchos años.
Ahora, ya en 2017, por fin se le ha hecho entrega a Alfonso Queipo del sombrero que le correspondía.
En la foto, Carmen Tomé coloca las cintas en su sitio, porque Alfonso, con la emoción, ya no sabía para qué lado ponerlas.
Enhorabuena Alfonso: nosotros nos quitamos el sombrero ante tu amor por la Fiesta y la pasión con que la defiendes desde hace décadas.
“Chapeau”!
 

El sonido de la caracola nos hace saber que una panda se acerca. En esta ocasión es la Panda de Moclinejo, y al frente, Salvador Villegas, anunciando mediante el ancestral sonido la presencia de la panda en la plaza de Benagalbón, ya dispuesta para participar en el tradicional Choque.

 

La organización, atenta en todo momento al desarrollo de la Fiesta, y pendiente de lo que pueda ser mejorable en próximas ediciones. En la imagen Fran Cruzado, presidente de la Peña El Revezo.

 

Panda de Benagalbón durante su participación en el choque

La triunfadora, la Panda Jotrón y Lomillas, en otro momento del choque; la panda obtuvo también el tercer premio de Fiesta

La Panda Primera del Puerto, siempre en los primeros lugares en la Fiesta, fue finalista en el choque –en la imagen– y obtuvo el primer premio de Fiesta. Enhorabuena!

El Choque de Pandas es agotador, más aún cuando el fiestero está en el cuarto o quinto choque: el choque final. Mantener el compás, acelerar el ritmo, evitar que se meta en los oidos el sonido de la panda con la que se disputa el cetro… y que está ahí justo a la espalda.
Ganar el choque es subir un puerto de montaña imposible, sudar la camiseta hasta la extenuación…Y hay que celebrarlo, hay que gritarlo, saltarlo… Más aún cuando se repite el triunfo, cuando se empieza a ser consciente de que la fiesta que llevas, y te lleva, está liderando un ciclo, añadiendo un granito de arena, otro más, a la pequeña y gran historia de la Fiesta.
 

 

Desi Portillo y Domingo Romero, de Jotrón y Lomillas, la panda triunfadora en el Choque.

 

Carmen Tomé, presidenta de la Asoc. Ntra. Sra. de los Dolores, entrega a Pepe Romero el trofeo que acredita a la Panda Jotrón y Lomillas como ganadora del Choque, les acompañan Francisco Salado, alcalde de Rincón de la Victoria

 

Verdiales en el Museo

La Panda Santo Pitar fue la encargada de cerrar el Encuentro de Asociaciones y Entidades Culturales en Defensa del Patrimonio que organiza Hispania Nostra y que en esta edición se ha celebrado en nuestro recién estrenado Museo de Málaga del Palacio de la Aduana.
Escuchar la Fiesta de Verdiales en el mejor patio de nuestra ciudad y ejemplo singular de la mejor arquitectura civil supuso un placer inusual. La Panda sonó muy bien aunque nos supo a poco, claro: el formato –aquí como en la tele– manda.