«Venga Fiesta y venga Fiesta… Hasta que se rompa el suelo»

Cinco años exactos de este pedazo de fiesta en Los Romanes.

Cuando empecé a grabar con el móvil los fiesteros ya llevaban más de cinco minutos en la plaza del pueblo revezo tras revezo, y cuando parecía que no quedaba más energía, Fran Amores consiguió poner en marcha la Fiesta hacia el bar: a la búsqueda del mítico caldo de puchero con el que reponer fuerzas; estábamos al filo de las 4 de la madrugada.

Dentro del bar, la Fiesta no se detuvo, y cuando parecía agotarse, Fran, una y otra vez con su cante y su baile, –y también otros– impedían que la Fiesta se acabara.

«Hasta que se rompa el suelo»

Salvador Padilla, mítico violinero del estilo Comares, en un momento de descanso; al fondo, Alejandro Fernández Campos y Antonio Romero Ponce.
En la madrugada de la Fiesta, los momentos intensos se suceden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *