Artículo de opinión de Juan A. García Galindo sobre El Libro de la Fiesta

Mi querido y admirado compañero y maestro Juan Antonio García Galindo –catedrático de periodismo de la Universidad de Málaga– escribe en La Opinion sobre El Libro de la Fiesta:

«Hablamos de un patrimonio único, singular, diferencial, que se hunde en las raíces de nuestra historia (..) una manera de ser y de vivir testimonio vivo de nuestro pasado y de nuestra historia común en este rincón de España.

Por eso, la Fiesta no necesita apellido. Como otras manifestaciones culturales, la Fiesta se basta a sí misma, es una sola, la Fiesta con mayúsculas. La Fiesta de los Verdiales. Y en ella se sumerge el fotógrafo con el rigor del historiador y la mirada del antropólogo, mostrándonos en acción los lugares, la Fiesta, los fiesteros, los artesanos, las pandas, los estilos, los maestros y las escuelas»


—-

LA FIESTA
*Juan Antonio García Galindo 30.04.2017 | 01:57

Ha caído en mis manos, regalo de su autor, El libro de la Fiesta, Verdiales de los Montes de Málaga, obra de Jorge García Rojas Dragón, amigo de juventud, excelente persona, y un gran intelectual comprometido con la cultura y con su tierra. Periodista, fotógrafo, escritor, editor, antropólogo, Jorge García Rojas o Jorge Dragón, como muchos le conocen, es un hombre al encuentro de la cultura, un intelectual inquieto en permanente relación dialéctica con su territorio, en el que ahora vive inmerso rodeado de la naturaleza que da sentido a su vida y a su obra. Preocupado por los orígenes y por el transcurso del tiempo, encuentra en la historia de la cultura y de las manifestaciones artísticas una justificación para explorar con detalle una parte esencial de las raíces de nuestra cultura, rescatando con su pluma y con su cámara el testimonio aún vivo de una fiesta ancestral.

La tensión que en la actualidad experimenta la cultura entre lo local y lo global, como si fueran antagónicas, producto de una concepción errónea e interesada del hecho cultural que trata de imponer el estereotipo frente a lo singular y la mercancía frente al hecho diferencial, se inclina en muchas ocasiones del lado del cliché y de la producción en masa, relegando al olvido manifestaciones y productos culturales de incalculable valor que trascienden cualquier frontera, pese a su origen local. Es en este punto en el que el autor sale al rescate de la obra, uniéndose a las iniciativas editoriales que en ese mismo sentido se han llevado a cabo en Málaga, cuna de los verdiales. Autores como Miguel Romero Esteo, Antonio Mandly, José Manuel Molina, Andrés Jiménez Díaz, Gabriel Marín, Pepa Guerra y Pepe Luque Navajas, entre otros, han escrito sobre la fiesta de verdiales desde distintos puntos de vista (musical, etnográfico, histórico, cultural, etc.), sumándose a la importante labor de difusión realizada desde los medios de comunicación, o de formación en las escuelas de verdiales existentes.

En Málaga, los verdiales siempre han formado parte de nuestro entorno cultural, y han sido cita obligada para muchos malagueños cada final de año en su fiesta mayor, pero el riesgo de desaparición de esta fiesta puede ser grande si el apoyo a su preservación no se mantiene, o si este apoyo está condicionado por los vaivenes políticos. Hablamos de un patrimonio único, singular, diferencial, que se hunde en las raíces de nuestra historia, que atrae la atención de curiosos y de expertos, de propios y de ajenos, y que no es solo patrimonio musical y de folklore, sino que es testigo antropológico de una forma de ocio y de encuentro en el mundo rural, y una manera de ser y de vivir testimonio vivo de nuestro pasado y de nuestra historia común en este rincón de España.

Por eso, la Fiesta no necesita apellido. Como otras manifestaciones culturales, la Fiesta se basta a sí misma, es una sola, la Fiesta con mayúsculas. La Fiesta de los Verdiales. Y en ella se sumerge el fotógrafo con el rigor del historiador y la mirada del antropólogo, mostrándonos en acción los lugares, la Fiesta, los fiesteros, los artesanos, las pandas, los estilos, los maestros y las escuelas. El libro de la Fiesta es un libro gráfico, pero en el que la fotografía narra y cuenta con detalle lo que las palabras no alcanzan. Y en el que no falta la magistral introducción del autor, experto en un tema que conoce desde niño cuando, como a tantos otros niños de su época, su padre lo llevaba cada 28 de diciembre a la Venta del Túnel, sembrando en él –como describe el propio autor- los sonidos de la Fiesta.

Páginas interiores / Inner Pages
El libro es, en suma, un extraordinario documento de la Fiesta, una gran aportación a su conocimiento que posee además una estética muy cuidada y la intensa expresividad del blanco y negro en su extenso repertorio gráfico que se inicia en los años setenta y que llega a la actualidad. La esmerada publicación de Ediciones de El Chaparral nos permite igualmente disfrutar del libro, y esto no es cosa menor en los tiempos del digital, por un singular atractivo que llama nuestra atención y atrae nuestros sentidos. Vaya pues mi enhorabuena al autor.

*Juan Antonio García Galindo es catedrático de Periodismo de la Universidad de Málaga

Publicado en La Opinión de Málaga: http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2017/04/30/fiesta/927166.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *